3 Claves para gestionar la incertidumbre y los cambios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

No sabemos lo que nos deparará el futuro, ni cuándo tendremos vacunas para el covid-19, ni cómo serán los posibles confinamientos próximos…, ni siquiera sabemos con seguridad lo que ocurrirá hoy. Por eso, aquí te ofrecemos 3 claves para gestionar la incertidumbre y los cambios con mayor destreza.

La incertidumbre y los cambios ¿son inevitables?

Por mucho que planifiquemos, siempre pueden ocurrir imprevistos. 8 pandemias en los últimos 100 años (Ébola 2014, gripe Aviar 2009, Sars 2002, …) son sólo algunos ejemplos de cambios, pero hay muchos otros en nuestro día a día, ¿verdad?

A medida que nos hacemos mayores, desarrollamos habilidades como la empatía, la resistencia al cambio o la inteligencia emocional, entre otras, que nos ayudan a gestionar mejor estas situaciones. Bueno, no a todo el mundo, o no lo suficiente; y es que siempre habrá algún cambio inesperado en la vida que hará trastocar hasta la mente o el cuerpo más fuerte

Es difícil prepararse para la incertidumbre, como lo es prepararse para una pandemia mundial. 

Cómo gestionar la incertidumbre y los cambios

En todo cambio, si la carga que estás recibiendo es mayor que la resistencia que tu cuerpo puede ofrecer, se produce, irremediablemente, estrés. Como una mochila que empiezas a cargar con cosas: cuando el peso de la mochila es superior al que puedes aguantar, esto producirá en ti un desequilibrio o incluso, una lesión. 

Podemos hacer 2 cosas: no hacer nada y seguir como si nada, hasta que pase; o comenzar a prepararnos, para minimizar los efectos que tienen cambios de este calado en nosotros/as, nuestras circunstancias y nuestro entorno. Puede tratarse de una pérdida, puede ser una enfermedad, puede ser suspender un examen, puede ser que te den una noticia laboral incómoda o incluso que tu equipo pierda contra su mayor rival :-). 

3 Claves para gestionar la incertidumbre y los cambios

Si eres de los que prefiere prepararse para minimizar los efectos en ti ante cualquier cambio que puedas sufrir en tu vida – minimizar, porque difícilmente los mitigarás del todo -, aquí tienes unas pautas para comenzar tu entrenamiento. Empecemos por poco y luego vamos subiendo la intensidad. 

Clave 1 para gestionar la incertidumbre y los cambios

Aprender. El aprendizaje debería ser una parte más de nuestra vida. La cultura en la que vivimos nos dice: que estudiemos hasta que trabajemos; que trabajemos hasta que nos jubilemos, y luego que nos vayamos a Benidorm de vacaciones ;-). 

La vida es un aprendizaje, pero nos resistimos a seguir estudiando para vivir mejor. Hasta que llega un Coronavirus, o el nuevo Robot QE (QuitaEmpleos) que automatiza tareas repetitivas, y nos da una bofetada en la cara y nos dice “Si hubieses dedicado un poquito de tu tiempo a aprender algo más de lo que haces ahora, no tendrías tanta carga (estrés) por el cambio que te va a suponer buscar otro trabajo para el que aún no estás preparado/a”.

Si no aprendes, la vida te enseñará… ¡a tortazos! 😏

Clave 2 para gestionar la incertidumbre y los cambios

Practicar la empatía. Somos seres sociales. Aunque con el covid-19 nos hemos tenido que distanciar un poco, necesitamos de los demás para seguir adelante, para apoyarnos, para avanzar. Hay muchos ingredientes para entrenar ser más empático/a, te sugiero empezar por estas 2 prácticas:

1. Escuchar. La próxima vez que hables con alguien, fíjate si estás escuchando para comprender o para responder. Si estás en el segundo grupo, prueba a prestar atención y escucha para comprender. 

2. No juzgar. Presta atención a las veces que juzgas a otra persona por lo que dice, por cómo va vestida, por cómo es o lo que hace. Y cada vez que te des cuenta, cambia el foco y pregúntate “¿Es que yo no soy frikie con …?”.

 

Clave 3 para gestionar la incertidumbre y los cambios

Meditar. Está demostrado que la meditación te ayuda a afrontar los cambios, a reducir el estrés. Cuando te quedabas mirando el fuego de una hoguera en la playa, absorto/a por las llamas, estabas meditando. ¿Quién no se sentía mejor tras esa experiencia? Pues si lo haces cada día por 5-10 minutos, verás que algo mágico te ocurre tras sólo unas semanas de práctica. Descubre cómo empezar fácilmente en este otro artículo.

👉🏼CONCLUSIÓN: Puedes invertir un poco de tiempo ahora en prepararte para lo que venga, o puedes esperarte a malgastarlo en el futuro en «combatir» la incertidumbre y el cambio que (quieras o no) llegarán, irremediablemente. 

«La vida es tan incierta, que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta»

Alejandro Dumas

No te olvides de suscribirte al Canal de Youtube o a nuestro Blog para no perderte nuestros artículos y vídeos.

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂
Y si aún no conoces nuestro Programa de Coaching Personal y Ejecutivo, puedes cotillearlo AQUÍ.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad