Copiar tu mejor estrategia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué se te da especialmente bien? ¿Y cómo lo haces? Te propongo identificar los factores de éxito para imitarlos en aquello que no se te dé tan bien aún; es decir, copiar tu mejor estrategia a tus áreas de mejora

Contexto: Modelado PNL

Esto de observar y copiar estrategias de éxito es una de las bases de la PNL, donde lo llamamos modelado. En su mayoría, el modelado (o modelaje) hace referencia a imitar fórmulas que han llevado a la excelencia a terceras personas; es decir, identificar y copiar lo que hacen otras personas para ser excelentes en aquello que nosotr@s queremos serlo también. De ahí la frase de “Si es posible para alguien, es posible para mí”.

No obstante, las creencias, los hábitos, el entorno, las circunstancias y demás rasgos de nuestra persona, hacen que la fórmula que le funciona fenomenal a una persona, no le funcione igual de bien a otra. Ya sea por no haber identificado bien los factores exactos del éxito, o porque no ha podido aplicarlos tal cual. Y es que cada caso es diferente.

Por eso a veces funciona mejor el auto-modelado:)

Tú eres tu mejor ejemplo a seguir

Seguro que hay aspectos comportamentales que se te dan mejor que otros. Si escoges a cualquier persona al azar, verás que quizás se le da muy bien hablar en público, pero le cuesta delegar, o puede ser que sea muy puntual, pero tiende a faltar a sus entrenamientos, o le va genial en el trabajo y no en su casa (o al revés), etc, etc, etc. Y probablemente algo parecido te pase a ti (a mí, desde luego, ¡me pasa!).

En todos esos casos, es muy útil profundizar en los patrones que efectivamente te llevan a la excelencia, para así poder copiarlos a otras áreas donde no tengas tanto éxito.

Los 2 pasos claves para copiar tu mejor estrategia con éxito

Puedes copiar tu mejor estrategia en estas dos fases:

1º – Identifica qué es lo que te funciona bien exactamente, porque puede que hagas muchas cosas para llegar a conseguirlo, y que algunas no sean tan críticas (¡o sí!). En algún caso, puede serte útil probar a saltarte algunas de ellas en la conducta de éxito actual, para ver el efecto y detectar si efectivamente son relevantes para el éxito de la misma.

Por ejemplo, ¿a ti el despertador te funciona para levantarte a tiempo por las mañanas? ¿Cómo y cuándo lo programas? ¿Dónde lo dejas? ¿Qué tono/vibración/música suena? ¿Lo apagas directamente o le pides 10 minutos más? ¿Qué te dices/visualizas cuando está sonando, o al apagarla? ¿Qué es lo primero que haces tras apagar la alarma? Y, respondiendo a todas las preguntas que se te ocurran, definirás tu estrategia de éxito para levantarte a tiempo.

2º – Tradúcelo al ámbito de mejora, porque no se trata de imitarlo 100%, sino adaptarlo al nuevo ámbito. Y esta adaptación será más o menos compleja según la similitud de conductas a copiar. Siguiendo el ejemplo de antes:

– Si decides copiar esa estrategia para irte del trabajo a tu hora, la aplicación será casi idéntica, con las variaciones derivadas del cambio de contexto; esto es, el momento de programar la alarma, el lugar donde dejarías el móvil, quizás el volumen/tono de la alarma, lo que te dirías/visualizarías cuando la escuchases y esa primera actividad tras apagarla.

– También podrías copiarla para ir con ganas al gimnasio, y en ese caso quizás: la programación de la alarma sería preparar la bolsa de deporte; el tono de la alarma podría ser la música motivante que escuchases de camino; si el retrasar 10 minutos la alarma te funciona, podrías ponerte 2 horarios de gym, siendo el segundo obligatorio; y lo que te dices o visualizas tendría más que ver con tu futuro “yo” estando en forma o sintiendo satisfacción por el esfuerzo,…o cualquier beneficio que tenga para ti hacer ejercicio.

Cada caso será distinto, y sólo tú puedes hacer este análisis. Si tienes alguna pregunta sobre esta técnica de copiar tu mejor estrategia, no dudes en consultarme, porque estaré encantada de resolverla para ti (lo importante es que te funcione;))

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂