Descubre el ikigai o propósito que llevas dentro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La mejor lotería es encontrar nuestro verdadero sentido de vivir (ikigai o propósito) y hacerlo realidad.

Ikigai es un término japonés que podríamos traducir como “propósito vital” o “sentido de la vida” ya que hace referencia a una vida – “rutina” de vida – en la que hacemos converger nuestras pasiones y talentos con aquello que el mundo necesita y está dispuesto a pagar. Es decir, lo contrario a sacrificarnos de lunes a viernes para poder disfrutar del fin de semana y las vacaciones. Tu ikigai es el que te levanta cada lunes con una sensación de plenitud por poder dedicar tu tiempo a lo que amas, que además se te da bien, el mundo lo necesita y encima te pagan por ello.

Nunca es tarde para descubrir el ikigai o propósito que llevas dentro.

Imagino lo que estás pensando…

Que esto es para gente con vocación, que tú no puedes vivir de tu pasión… que, de hecho, tienes tanto lío con tu rutina diaria que ya ni sabes lo que realmente te hace feliz; que te da miedo (o «pereza») arriesgar tu trabajo actual por perseguir lo que de verdad te llena, que eso es para gente joven sin responsabilidades ni cargas familiares… O quizás a ti te dijeron que lo que te gustaba no te iba a dar de comer, o te preocupa no ser lo suficientemente buen@ para hacerlo realidad…

Tranquilo y continúa con el texto

No es casualidad que la mayoría de personas que comparten su historia de felicidad tras cambiar de vida (en libros, charlas TED, cursos, etc.) hayan pasado por una experiencia vital tremebunda; la vida les ha dado el empujón que la mayoría necesitamos para tirarnos a la piscina. Pero… ¿realmente hace falta algo así para que despertemos? Estoy convencida de que si nos anticipamos y encontramos ese propósito que dé significado a nuestros días, podremos hacerlo realidad desde una mayor serenidad, progresividad e incluso de manera más controlada; nunca es tarde, y siempre habrá algún inconveniente que tu miedo usará de excusa, así que escúchale lo justo.

«Yo no sé cuál es mi propósito…»

Cómo descubrir tu ikigai:

A parte de papel y boli, vas a necesitar apertura mental, creatividad y valentía – apunta alto, no descartes nada antes de tiempo por loco/tonto que te parezca, ni te limites por experiencias pasadas. Ya habrá tiempo de bajar los pies a la tierra. Vamos a ello:

  1. ¿Qué cosas te encanta hacer? No hace falta que respondas de una vez; puedes ir dándole vueltas esta semana. Eso sí, responde con sinceridad, escuchándote desde lo más profundo. Cuanto más larga sea la lista, mejor, no te limites. Por ejemplo, si te gusta cantar en la ducha, añádelo; no significa que tu ikigai sea dar conciertos, pero quién sabe si acabas creando un negocio súper brillante relacionado con el canto.
  2. ¿Qué se te da bien? Probablemente algunas coincidirán con lo que te encanta hacer, pero seguramente haya otras que no. A mí por ejemplo se me daba muy bien la Contabilidad y las Finanzas, pero dejé mi puesto de Directora Financiera porque no me gustaba… Cuesta darse cuenta de que algo no te gusta, cuando se te da bien y encima te pagan por ello.
  3. ¿Qué necesita el mundo que tú puedas ofrecer? Piensa hacia dónde nos movemos y qué necesitará la gente entonces. O piensa en las cosas que tú echas en falta, ya que habrá más gente que lo necesite. Me viene a la mente el español que inventó la fregona tras ver que los hangares se limpiaban con una mopa plana y un cubo con rodillos, o la madre que inventó un sistema casero para evitar las orejas de soplillo de su bebé y ahora vende el producto en más de 30 países.
  4. ¿Por qué cosas/actividades pueden pagarte? Está genial dedicarte a algo que amas, se te da bien y encima ayuda a los demás, pero si no te da de comer, tendrás que acabar dejándolo a un lado para ingresar dinero; es triste pero cierto, así que busca la manera de cobrar porque saldremos todos ganando:).

Descubre tu ikigai

Una vez que tengas las 4 listas, llega lo más divertido: buscar patrones, conectar ideas y unir los puntos entre las 4 listas; hasta encontrar actividades que cubran las 4 áreas y te motiven 100%.

¡Suerte y a descubrir tu ikigai!

Te animo a leer mi artículo sobre la reinvención a cualquier edad, donde además te cuento mi giro de timón para perseguir mi ikigai a los 35.

Y si no has visto aún este vídeo del Grupo Adecco sobre el propósito profesional, te animo a dedicarle sus menos de 4 minutos:

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂