Diseñar tu vida con los pies en el suelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Tu trabajo no te llena pero no te parece el momento para cambiar? ¿O no sabes por dónde empezar? ¿O quizás sí lo sabes pero algo te frena?

Ese tipo de preguntas reflejan lo que escucho cada día a las personas que acuden a mí con una sensación de falta de auto-realización. Por eso, me gustaría regalarte 5 observaciones que pueden aportarte luz y alivio a la hora de diseñar tu vida con los pies en el suelo.

Algunas de ellas están basadas en «Designing Your Life», un gran libro de Bill Burnett y Dave Evans, dos profesores de la Universidad de Stanford, cuyo método utilizo (entre otras influencias) en mi Programa de Coaching Personal para quienes deciden indagar en su ikigai.

5 reflexiones para Diseñar tu Vida con los pies en el suelo

1. Avanzar hacia el trabajo que quieres no te impide ser feliz con el trabajo que tienes.

De hecho, suele ocurrir lo contrario. El mero hecho de profundizar en qué trabajo podría hacerte feliz, e ir dando pasos hacia él, te va a dar la energía que necesitas para disfrutar de tu trabajo actual y no tomar decisiones drásticas como pude hacer yo. ¡Qué bien me hubiera venido este artículo hace 3 años! 🙂

2. Tu formación no determina tu carrera profesional, …¿cuánto de lo que aprendiste en los libros aplicas diariamente?

Es muy común, sobre todo para personas Licenciadas, aferrarse a esa inversión de tiempo y dinero realizada en la Universidad. Si es tu caso, yo te animaría a tener en cuenta también el coste de oportunidad existente, pues sólo así puedes valorar la rentabilidad. Es cierto que tus padres y tú os esforzásteis muchísimo en que tuvieras esa formación, pero ¿qué precio vas a pagar por dedicarte a algo que no te hace feliz? Es más, ¿cuánto vale esa felicidad que estás dejando escapar?

3. Para saber hacia dónde ir (y quién ser), lo primero es saber dónde estás (y quién estás siendo).

No siempre llevamos una vida alineada con nuestros valores. Precisamente hacía un ejercicio con un cliente el otro día al que le preguntaba qué era lo más importante en su vida; sin dudarlo, él me dijo que su familia, sus amigos, su tiempo libre y al final de la lista el trabajo. Mi siguiente pregunta fue que estimara en porcentajes dentro de un mes, cuánto tiempo dedicaba a cada una de esas áreas, (…) se quedó pensando al descubrir el nivel de incongruencia entre lo que pensaba y lo que hacía.

4. La idea no es descubrir tu mejor vida posible, planearla y ejecutarla (¡qué presión!); hay muchas opciones estupendas y se trata de que elijas la que te apetece más ahora.

Cuando nos ponemos delante un reto inmenso, la probabilidad de que el miedo (y el realismo) nos paralicen es muy grande. Y te puedes quedar esperando a que llegue el momento de por vida, porque difícilmente llegará el día que los astros estén hiper alineados para que te pongas a ello, salvo que vayas preparando el terreno poquito a poco.

De ahí que el título de este blog sea «Diseñar tu vida con los pies en el suelo», porque soñar es precioso, pero cumplir objetivos lo es aún más, ¿no crees?.

5. No existe LA DECISIÓN CORRECTA, sino la manera correcta de decidir.

Nunca sabrás si cada decisión que has tomado en la vida fue la correcta, pero sí puedes saber si la decidiste de la manera correcta.

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂
Y si aún no conoces nuestro Programa de Coaching Personal y Ejecutivo, puedes cotillearlo AQUÍ.