GTD para reducir la carga mental

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Con cuánto peso cargas a tu cabeza a diario? Descubre la metodología de Getting Things Done, de David Allen, (GTD) para reducir tu carga mental.

Qué es la carga mental y cuándo se convierte en niebla

La carga mental es el peso con el que cargamos a nuestro cerebro. Y es que tenemos muchos roles vitales, y en cada uno de ellos asumimos diferentes responsabilidades que generan tareas e ideas de las que queremos ocuparnos; todas ellas se nos acumulan en la cabeza sin orden alguno (reuniones, recados, compromisos, viajes, compras, conversaciones pendientes, visitas, arreglos, deberes, etc., etc., etc.).

Cuando la carga mental es muy pesada, podemos sufrir niebla mental. Nuestro cerebro no es un ordenador (aunque se le parezca). Por eso, si no le damos descanso, se lo tomará él mismo, apagándose momentáneamente por sobresaturación mental.

Por supuesto que hay distintos niveles de carga y niebla mentales. No obstante, es probable que te suenen algunos de estos casos:

  • conducir hasta el trabajo y no saber ni cómo has llegado
  • estar en una conversación y darte cuenta de que no has escuchado nada, pese a estar asintiendo con la cabeza
  • leer 3 páginas de un libro hasta darte cuenta de que no has asimilado una sola frase

GTD puede ayudarte a reducir tu carga mental

Para mí, la clave del GTD es que logra mantener tu mente limpia y en calma, pasando a un soporte externo todas las notas y tareas que pululan por tu cabeza. Y ello, sin separar lo personal y profesional; todo en 1 solo sitio, para evitar pasar el desorden mental a tu espacio físico.

Más allá de esto, la GTD desarrolla una serie de pasos y categorías que construyen un sistema completo de gestión del tiempo:

«Mantén todo fuera de tu cabeza. Decide qué acciones requieren tus tareas cuando aparecen — no cuando expiran. Organiza recordatorios de tus proyectos y sus acciones próximas en las categorías apropiadas. Mantén tu sistema actualizado, completo y suficientemente revisado para conocer las opciones de las que dispones sobre lo que estás haciendo (y no haciendo) en cualquier momento.»

David Allen

Por tanto, si sufres de carga mental, te animo a probar lo siguiente:

  • Saca tus ideas y tareas de la cabeza y anótalas en papel (también hay apps para esto)
  • Decide con cuáles vas a hacer algo y archiva o descarta el resto
  • Organízalas para llevarlas a cabo en orden (para ello te recomiendo la matriz de Eisenhower)
  • Revisa de vez en cuando la relevancia de lo anotado y su orden
  • Y hazlas según vayas avanzando, sin replantearte el orden cada vez.

La magia de pasar a papel tu carga mental

La próxima vez que digas eso de “Tengo mil cosas urgentes que hacer“, te animo a que las escribas en algún lugar…

  • ¿De verdad son mil?
  • ¿Para cuándo son exactamente?
  • ¿Qué pasaría si no hicieses alguna de ellas? ¿o la delegases?

Al pasar a papel tu carga mental, por un lado, quitarás un gran peso a tu mente, con la consiguiente reducción de estrés; y por otro lado, verás cómo la maraña mental se desenreda y simplifica al escribirla.

En cualquier caso, cuidado con lo que te dices, porque cada palabra tiene su efecto en tu mente. ¿Qué necesidad tienes de taladrarla de más? 🙂

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂