Proactividad productiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Sueles pasar el día atendiendo urgencias y reaccionando a lo que va llegando? ¿o priorizas dirigir tus días hacia el logro de tus objetivos? Como dice Anxo Pérez, “ser reactivo es ceder el control; ser proactivo es tenerlo”. ¿Quién quieres ser tú?

Aún recuerdo el día en que mi querida Marcia, con quien trabajé varios años en Zúrich, me dijo: “Cristina, necesitas elegir tus batallas”. Y es que yo ya era proactiva, pero como todo me parecía crucial, estaba agotada de actuar sobre cada minúsculo asunto que entraba en mi radar y sobre el que podía hacer algo. No era proactiva productiva; es decir, no dosificaba conscientemente mi dedicación a cada una de mis preocupaciones en función de su impacto en mi vida y mi capacidad de influir en ellas.

Descubre tu grado de proactividad productiva

¿Eres consciente de dónde pones el foco de tu energía y tiempo diarios?

Todas las personas tenemos un número de preocupaciones o asuntos que quisiéramos que fueran de otra manera (familiares, de salud, laborales, políticos, medio-ambientales, etc.). Sin embargo, nuestra energía y tiempo son limitados, por lo que necesitamos elegir en qué enfocarnos; elegir nuestras “batallas”.

Gran parte de todos esos asuntos que nos preocupan, o no son vitales, o no están bajo nuestra área de control. En este sentido, te animo a hacer una lista de las 10 primeras preocupaciones que te ronden en la cabeza: ¿cuántas ya han sucedido y no hay vuelta atrás?, ¿cuántas aún no han sucedido y de momento no hay nada que tú puedas anticipar?, ¿cuántas, en realidad, son algo superfluas?

Entonces… ¿de qué sirve dedicar nuestro tiempo y energía a asuntos sobre los que no podemos influir o a los que no van a influirnos tanto? Es como dar pedales en una bicicleta estática. No vas a llegar a ningún sitio. Y lo peor, es que podrías estar usando tu tiempo y energía de una manera más provechosa para tu vida; a algo sobre lo que sí puedas influir más, y/o te vaya a influir más a ti.

Proactividad productiva Vs reactividad

Proactividad productiva es enfocarse en aquello que además de estar dentro de tu área de influencia o control, tiene una influencia relevante para ti también, en concordancia con tus valores vitales.

proactividad productiva
Foco en aquellas preocupaciones más importantes y que estén bajo tu control

Las personas proactivas-productivas se centran en su círculo de importancia-influencia, por lo que consiguen más, y ello les genera energía positiva que conlleva la ampliación de su área de control. La proactividad productiva se traduce en ser protagonistas de nuestra vida y vivir con el foco puesto en lo que queremos conseguir, en vez de en lo que nos esté “tocando” vivir, o lo que esté haciendo el resto.

Qué poco cuesta dedicar tiempo a quejarse y juzgar, ¿verdad?

En eso sí que perdemos tiempo y energía. Sin embargo, ¿cuánto hay de proactivo en la actitud de queja o juicio?

Cuando me vienen las ganas de quejarme o decirle a alguien lo que “debería” cambiar (¡si me doy cuenta a tiempo!), me pregunto qué puedo hacer yo al respecto que esté dentro de mi círculo de proactividad productiva (y no en el de la otra persona).

«Señor, concédeme coraje para cambiar las cosas que pueden y deben cambiarse, serenidad para aceptar las cosas que no pueden cambiarse, y sabiduría para establecer la diferencia»

¿Te animas a tomar mayor consciencia de tu foco de (pro/re) actividad?

Enlace directo al happyctivídeo en mi canal de youtube

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂