¿Te falta tiempo o saber delegar eficazmente?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Delegar eficazmente es todo un arte que requiere observación, confianza y auto-crítica:

¿Acaso te contratarías a ti para cada una de las tareas que llevas a cabo a lo largo del día? Probablemente, existan personas más capacitadas para algunas de tus tareas, y para otras tareas puede que tu hora salga cara. En ambos casos, te estás quitando tiempo para hacer aquello en lo que de verdad brillas y/o más te gusta. Por eso, delegarlas eficazmente te hará ganar mucho tiempo (y energía).

5 pasos para delegar con éxito

Yo te animo a probar estos 5 pasos para delegar eficazmente, porque… imagina que te funcionase 😉

  1. TAREAS DELEGABLES. Observa las tareas de tu día a día y escribe en un papel aquellas que te lleven mínimo 1 hora y para las que NO contratarías a alguien como tú (aquí vas a necesitar un poquito de realismo, auto-crítica y desapego con la tarea y su resultado); puedes servirte también de la matriz de Eisenhower.
  2. COLABORADOR IDEAL. ¿Qué requisitos necesitaría cada persona que te ayudase con las respectivas tareas delegables? Si tienes un equipo de colaboradores, te puede ser útil incluir en el organigrama sus talentos, fortalezas y áreas de mejora; así, además de delegar con más acierto y rapidez, identificarás mejor las necesidades de formación y desarrollo de tu equipo.
  3. INDICACIONES CLARAS. Asegúrate de que la persona cuenta con todos los recursos necesarios para ayudarte y, sobre todo, que ha entendido lo siguiente:
    • el punto de partida,
    • el objetivo final,
    • el porqué de la tarea,
    • la/s fecha/s
    • y lo que esperas obtener concretamente (medidas de logro).
  4. SEGUIMIENTO EQUILIBRADO. Es decir, sin atosigar ni desaparecer, encuentra el punto intermedio de seguimiento, en función de las necesidades de tu colaborador.
  5. RECONOCIMIENTO Y APRENDIZAJE. Efectivamente, si los avances son positivos, agradecerlos de manera sincera mantendrá su motivación. Y en caso de que haya áreas de mejora, convendrá comentarlas desde la oportunidad de aprendizaje y evolución a futuro.

Por último, comparto contigo este gráfico porque puede servirte de referencia a la hora de delegar (en función de la preparación y motivación de tu colaborador):

Distintos niveles de seguimiento al delegar

Y ahora…, ¿prefieres seguir quejándote o empezar a delegar?
Porque como dice @anxo en su libro de los #88peldaños: «En el siglo XX, el dinero compraba objetos; en el siglo XXI, compra vida.»

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂