Dragon Dreaming – Bailar con nuestros dragones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nuestras sombras son como dragones: aunque dan miedo y son indomables, podemos aliarnos con ellas y sacar un gran beneficio a su fuerza (dragon dreaming).

 

Metodología de proyectos Dragon Dreaming aplicada a la vida

En nuestra vulnerabilidad reside nuestra mayor fortaleza. Por tanto, si tomamos consciencia de nuestros dragones y aprendemos a bailar con ellos, podremos alcanzar nuestro punto de equilibrio entre el caos y el orden; es decir, nuestro punto caórdico, con el máximo de caos posible y el mínimo de orden necesario sostenible para ti, los tuyos y el entorno. 

Esta es una de las enseñanzas de “Dragon Dreaming”, que – sin enrollarme – podría definir como una metodología holística y colaborativa para la gestión de proyectos, con raíces en la cultura aborigen australiana e influencias de una gran diversidad de corrientes y teorías, cuyos tres principios fundamentales son: el crecimiento individual, la creación de equipo y el servicio al entorno (win-win-win).

Nuestra vida en sí misma es un proyecto

Esta metodología propone 4 etapas, que son aplicables a cualquier tipo de proyecto, desde cómo vivir tus días hasta cómo cumplir tu sueño o los objetivos de tu organización; estas 4 etapas son:

  1. Soñar – creatividad
  2. Planificar – capacitación
  3. Actuar – gestión emocional
  4. Celebrar – conexión

Y una vez en la etapa de celebración, se produce un momento de evaluación, toma de consciencia, honra y festejo, tras el cual comenzar de nuevo a soñar, y así sucesivamente.

¿Cuánto dedicas tú a cada fase?

La metodología de Dragon Dreaming promueve una dedicación a partes iguales que hace referencia a tres niveles, sobre los que te animo a observarte:

  1. ¿cuánto tienes tú de persona soñadora, de planificadora, de hacedora y de celebradora? ¿en qué medida alimentas los 4 roles dentro de ti? ¿cuál necesita más atención?
  2. ¿de qué roles te rodeas en tus proyectos personales, en los laborales y en tu vida en general? ¿cuál es la proporción de personas soñadoras, planificadoras, hacedoras y/o celebradoras en tu entorno?
  3. y en general, ¿a qué fases dedicas más energía, tiempo y dinero?

Para terminar, te reto con una última pregunta de reflexión-acción: ¿Con qué dragones quieres aprender a bailar para potenciar aquella fase/rol que más abandonad@ tienes?

fases dragon dreaming
Las 4 fases de la metodología Dragon Dreaming

Más info sobre Dragon Dreaming, aquí.

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂