Regalar tu presencia es el mejor regalo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Dar y recibir tiempo puede ser el mejor regalo si lo hacemos con presencia:

Y es que no es lo mismo “estar” que “estar presentes”, con atención y foco en cada instante.

¿Alguna vez te has encontrado pensando en tus cosas mientras alguien te contaba las suyas? ¿O mirando el reloj para no llegar tarde al siguiente plan? Puede que hasta te hayas visto rodead@ de gente conocida y chequeando la pantalla del móvil en busca de algún mensaje nuevo… O puede que no. Pero, en cualquier caso, probablemente reconozcas alguno de estos comportamientos en otras personas, porque, en una vida tan acelerada como la que llevamos la mayoría, es complicado estar presentes al 100%, con el cuerpo y la mente en el aquí y ahora sin distracciones.

En general, nos falta práctica en saborear cada instante presente como si fuera el único. Y en concreto, cuando estamos con gente, tendemos a estar de cuerpo presente, con la cabeza yendo y viniendo. ¡La buena noticia es que se puede mejorar, y cada minuto en compañía de alguien es una buena oportunidad de entrenamiento!

Regalar tiempo con presencia

Por si te apetece ponerte a ello, y ofrecer tu mejor regalo, comparto contigo algunos trucos que suelen funcionar, y te animo a que busques también tus propias fórmulas:

  • observar dónde estás, mirando a tu alrededor e identificando colores, sonidos y olores;
  • escuchar activamente a las personas que te hablen, fijándote en su lenguaje verbal y no verbal, sin juzgar ni pensar en qué decir después, y parafraseándoles de vez en cuando con sus propias palabras (esto te obligará a mantenerte muy atento)
  • si estás en una comida/cena, prueba a disfrutar de cada trozo como si fuera el único, compartiendo sensaciones con tus acompañantes para que te sea más fácil comer con presencia
  • y si de repente te encuentras pensando en otra cosa, felicítate por haberte dado cuenta y vuelve a conectarte con el presente observando tu alrededor, recuperando contacto visual con quien te habla o saboreando un nuevo trozo de comida si fuera el caso.

Y recuerda que “el único lugar donde puede ocurrir un verdadero cambio y donde puede ser disuelto el pasado es en el Ahora.” (Eckhart Tolle)

Si la culpa es la que te saca del momento presente, te recomiendo este artículo: Cuando la culpa te quita tiempo.

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂