Aprender a ser constante en 4 pasos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“La constancia vence lo que la dicha (suerte) no alcanza”, de ahí que ser constante sea la auténtica clave para lograr tus metas.

la gota perfora la piedra no por su fuerza sino por su constancia - aprender a ser constante

Aprender a ser constante es una decisión


Efectivamente, hay personas más constantes que otras en distintas áreas de su vida, pero hasta las más inconstantes son constantes en ser inconstantes 🙂


  • Piensa en aquel aspecto de tu vida, ya sea presente o pasado, en que hayas sido más constante. ¿Qué es lo que te ha llevado a serlo?
  • Y si piensas en algún momento en el que no te hayas mantenido constante… ¿qué crees que te ha faltado?

Probablemente, la motivación haya tenido mucho que ver en ambos casos, porque ella es la gasolina que mueve el cerebro, el pilar básico de todo tipo de esfuerzo, sean cuales fueren las circunstancias.


Y esto nos lleva a los 4 pasos para ser constantes, pues va a tener mucho que ver con auto-motivarnos.


4 pasos para ser constante – póntelo fácil


PRIMER PASO: Tener muy presente tu «para qué»


Lo primero y más importante, es tener muy claro (y por escrito) aquello que te compromete a lograr tu meta: sus beneficios, lo que ganas con ella, quién vas a ser y cómo vas a sentirte cuando lo logres, etc. Te recomiendo dejarlo escrito en algún sitio visible para que puedas recordarlo cada día y, sobre todo, en momentos de debilidad 🙂


SEGUNDO PASO: Alimentar tu meta diariamente


Como si de tu mascota preferida se tratara, cuídala cada día, poniéndote un objetivo óptimo diario, y anticipándote a los peores días con un mínimo cumplimiento aceptable en esos casos – esto lo explica muy bien @anxo en su peldaño 14 de #los 88 peldaños del éxito:


  • ¿Para qué ponerse objetivos diarios? Para mantener el contacto con tu meta, integrarla en tu día a día, y reducir la distancia entre tu esfuerzo y el premio; celebrar cada pequeño avance será una nueva dosis de motivación.
  • ¿Por qué añadir un mínimo aceptable que puedas cumplir hasta en el peor de los casos? Porque cada día es diferente, y tu estado anímico y/o físico varía, lo cual conviene anticipar a la hora de fijarte tu plan para no frustrarte o tirar la toalla a la primera de cambio.  Por ejemplo, si tu objetivo diario es dedicarte 30 minutos para ti, el mínimo aceptable podría ser dedicarte 10 minutos mientras te duchas y preparas para salir de casa o acostar. Esto probablemente no te acerque mucho a tu meta, pero al menos te mantiene en contacto con ella y tu auto-confianza permanece intacta si algún día no llegas a los 30 minutos. La clave es definir de antemano qué circunstancias justifican ese mínimo, para no convertirlo en la regla general.

TERCER PASO: Asociar tus objetivos diarios a algún hábito


Ancla tus objetivos diarios a algún hábito que ya esté integrado en tu vida (ejemplos: ducha, desayuno, trayecto al trabajo, lavarse los dientes, etc.). Así te será más fácil interiorizarlo y lograr que forme parte del hábito en sí. Esto es muy importante a la hora de optimizar tu energía, ya que la fuerza de voluntad tira de ella, pero los hábitos no.


CUARTO PASO: Garantizarte un entorno facilitador


Y por último, y no menos importante, asegúrate un entorno facilitador: rodéate de gente constante en la medida de los posible, y, si puedes, cuenta tus propósitos a ciertas personas que te vayan a ir preguntando por los avances. Igual que usamos un despertador para levantarnos por las mañanas, los ejemplos y las preguntas de nuestro entorno actúan como despertador de cumplimiento de metas.


Comprueba tu constancia


Te animo a llevar el registro de cumplimiento de tus objetivos diarios, sobre todo para ser más consciente de su nivel de cumplimiento, así como de la frecuencia de mínimos aceptables Vs objetivo óptimo original.


Recientemente he descubierto que hay apps móviles para esto. Yo me he descargado ésta que se llama Cadena de metas, y aún la estoy testeando.


Seguramente, seas más constante en ciertas áreas de tu vida. Obsérvate en ellas, investiga cómo eres y qué te mueve a ser así en dichas áreas, y úsate de modelo a seguir, porque nadie mejor que tú podrá enseñarte a ser constante 🙂


¿Quieres entrenar tu constancia saliendo a tu hora de la oficina? Te recomiendo este artículo:

Paso a paso

Gracias por compartir este artículo si te ha gustado 🙂